Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

MedImaging

Deascargar La Aplicación Móvil
Noticias Recientes Radiografía RM Ultrasonido Medicina Nuclear Imaginología General TI en Imaginología Industria

Técnicas especializadas de IRM revelan anomalías cerebrales en personas con enfermedad de Lyme posterior al tratamiento

Por el equipo editorial de MedImaging en español
Actualizado el 05 Nov 2022

La enfermedad de Lyme, cuyos primeros síntomas pueden incluir un sarpullido característico, dolores y fiebre similares a los de la gripe, dolor en las articulaciones y fatiga, se trata con un curso riguroso de antibióticos, que generalmente elimina la enfermedad. Sin embargo, en aquellos considerados pacientes de larga duración para quienes los síntomas de Lyme continúan después de completar los antibióticos, la afección es una enfermedad crónica que puede estar marcada por fatiga, dolor muscular, insomnio, depresión y dificultades cognitivas, como problemas de concentración y memoria. Tales individuos generalmente no tienen evidencia clínica o de laboratorio obvia de problemas en curso. Ahora, un estudio que utiliza técnicas de imagen especializadas ha revelado cambios distintivos en la "materia blanca" y otra fisiología del tejido cerebral de las personas con enfermedad de Lyme posterior al tratamiento. Los hallazgos del estudio corroboran y ayudan a validar que la memoria y otras dificultades cognitivas experimentadas a largo plazo por personas con la enfermedad de Lyme después del tratamiento están relacionadas con cambios funcionales y estructurales en el cerebro.

En un intento por identificar lo que sospechan son cambios a largo plazo en la función cerebral que pueden estar causando ciertos síntomas persistentes de la enfermedad de Lyme, investigadores de los departamentos de neurología y psiquiatría y ciencias del comportamiento de Johns Hopkins Medicine (Baltimore, MD, EUA), en en colaboración con el Centro de Investigación de la Enfermedad de Lyme, utilizó exploraciones de resonancia magnética funcional (IRMf) del cerebro, una tecnología que detecta cambios en el flujo sanguíneo del cerebro. Estos escaneos permiten a los investigadores rastrear cambios en el cerebro en tiempo real. El equipo reclutó a 12 pacientes masculinos y femeninos con enfermedad de Lyme después del tratamiento, y a 18 participantes sin antecedentes de Lyme, para someterse a exploraciones de IRMf mientras realizaban una tarea de memoria a corto plazo. Las pruebas de imagen revelaron una actividad inusual en el lóbulo frontal, un área del cerebro responsable de tareas cognitivas como la memoria y la concentración. Se pidió a los participantes que memorizaran y recordaran letras mayúsculas y minúsculas, así como el orden alfabético de varias letras.


Imagen: Los escaneos cerebrales indican altos niveles de activación de materia blanca en los lóbulos frontales de los participantes con enfermedad de Lyme posterior al tratamiento (Fotografía cortesía de Johns Hopkins Medicine)
Imagen: Los escaneos cerebrales indican altos niveles de activación de materia blanca en los lóbulos frontales de los participantes con enfermedad de Lyme posterior al tratamiento (Fotografía cortesía de Johns Hopkins Medicine)

En particular, dicen los investigadores, las imágenes mostraron diferencias en la actividad del lóbulo frontal entre los dos grupos en la materia blanca del cerebro, que normalmente no aparece en las exploraciones de IRMf, ya que este tejido funciona con menos flujo sanguíneo que la materia gris. La materia blanca es crucial para mover la información por el cerebro, actuando como las vías del tren que ayudan a llevar la información a la estación del tren, o materia gris. Para confirmar este hallazgo, los investigadores utilizaron una segunda forma de imagen llamada imagen de tensor de difusión (ITD) en los 12 participantes con Lyme y en 12 de los 18 participantes sin Lyme. La ITD detecta la dirección del movimiento del agua dentro del tejido cerebral. Este enfoque único corroboró sus hallazgos de IRMf y reveló nuevos hallazgos: el agua se difundía o se filtraba a lo largo de los axones de los pacientes, las extensiones de las neuronas que transportan señales eléctricas a otras neuronas, dentro de las mismas regiones de materia blanca identificadas en la IRMf.

Sorprendentemente, los investigadores también encontraron que la fuga axonal en la materia blanca se correlacionó con menos déficits cognitivos y mejores resultados entre los pacientes con enfermedad de Lyme después del tratamiento que estudiaron. Los investigadores creen que el aumento de la actividad que observaron en la materia blanca puede reflejar una respuesta inmunitaria útil en los pacientes de Lyme después del tratamiento, ya que se correlacionó con mejores resultados de la enfermedad. Sin embargo, este hallazgo también se correlacionó con los pacientes con Lyme posterior al tratamiento que necesitaban períodos de tiempo más largos para completar la tarea de memoria. Los investigadores dicen que esto es indicativo de que la respuesta de la materia blanca podría ser adaptativa, pero que la fisiología y la función de la materia blanca han cambiado, lo que podría tener un costo. Según los investigadores, los hallazgos pueden ayudar a iluminar los mecanismos subyacentes y los posibles objetivos terapéuticos para la enfermedad de Lyme neurológica. Los hallazgos también pueden tener relevancia para otros tipos de enfermedades crónicas asociadas a infecciones, como la COVID prolongada y el síndrome de fatiga crónica.

"Las medidas biológicas objetivas de los síntomas de Lyme posteriores al tratamiento generalmente no se pueden identificar mediante resonancias magnéticas, tomografías computarizadas o análisis de sangre regulares", dijo el investigador John Aucott, MD, director del Centro de Investigación Clínica de la Enfermedad de Lyme de Johns Hopkins y profesor asociado de medicina. en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. “Necesitábamos expandir nuestros métodos de evaluación”.

“Abordar este problema en colaboración con expertos en diferentes campos es lo que nos dio estos hallazgos novedosos y, con suerte, responderá a nuestras preguntas restantes, específicamente sobre el papel de la fuga axonal y la activación de la materia blanca en la enfermedad de Lyme posterior al tratamiento”, agregó la autora principal Cherie Marvel. , Ph.D., quien encabezó el equipo.

Enlaces relacionados:
Johns Hopkins Medicine


Proveedor de oro
Ultrasound Transducer/Probe Cleaner
Transeptic Cleaning Solution
Vertical Bucky
IMX-18A
New
Digital Radiography Generator
meX+ 60
New
Mobile X-Ray Protective Shield
WD306

Últimas RM noticias