Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

MedImaging

Deascargar La Aplicación Móvil

Tratamiento con yodo radioactivo aumenta el riesgo de muerte por cáncer

Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 23 Jul 2019
Según un estudio nuevo, los pacientes con hipertiroidismo tratados con yodo radiactivo I-131 (RAI) tienen un mayor riesgo de muerte por cánceres sólidos.

Investigadores en el Instituto Nacional del Cáncer de los EUA (NCI; Rockville, MD, EUA), el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt (VUMC, Nashville, TN, EUA) y otras instituciones, realizaron una revisión de extensión de 24 años de un estudio que siguió a pacientes de los EUA y el Reino Unido que fueron diagnosticados y tratados para hipertiroidismo, a partir de 1946. Un total de 18.805 pacientes (78% mujeres), que fueron tratados con RAI y que no tenían antecedentes de cáncer en el momento del primer tratamiento, fueron incluidas en el análisis. Se calcularon los riesgos relativos en exceso (ERR) por dosis de 100 mGy en el órgano o tejido.

Imagen: Un estudio nuevo afirma que el yodo radioactivo para el hipertiroidismo aumenta el riesgo de cáncer (Fotografía cortesía de iStockPhoto).
Imagen: Un estudio nuevo afirma que el yodo radioactivo para el hipertiroidismo aumenta el riesgo de cáncer (Fotografía cortesía de iStockPhoto).

La actividad media total administrada de la RAI fue de 375 megabecquerel (MBq) para pacientes con enfermedad de Graves y 653 MBq para pacientes con bocio nodular tóxico. Las estimaciones de dosis medias en los órganos o tejidos oscilaron entre 20 y 99 mGy (para colon o recto, ovario, útero, próstata, vejiga y cerebro/sistema nervioso central), hasta 100-400 mGy (para páncreas, riñón, hígado, estómago, mama femenina, pulmón, mucosa oral y médula ósea), hasta 1,6 Gy (esófago) y hasta 130 Gy (glándula tiroides).

Los investigadores identificaron asociaciones positivas para toda la mortalidad por cánceres sólidos, incluido el cáncer de mama femenino (RR 1,12), y todos los otros cánceres sólidos combinados (RR 1,05). En pacientes con enfermedad de Graves, la dosis de 100 mGy en el estómago y la mama, correspondió a una actividad media administrada de 243 y 266 MBq, respectivamente. Los investigadores estimaron un exceso de por vida de 19-32 muertes por cáncer sólido por cada 1.000 pacientes con hipertiroidismo que recibieron dosis típicas en el estómago (150-250 mGy). El estudio fue publicado el 1 de julio de 2019 en la revista JAMA Internal Medicine.

“La RAI se ha utilizado ampliamente para tratar el hipertiroidismo desde la década de 1940. Aunque se considera que es una terapia segura y efectiva, la RAI se ha asociado con un riesgo elevado de muerte por cáncer total y específica del sitio entre los pacientes con hipotiroidismo”, concluyeron la autora principal, Cari Kitahara, PhD, del NCI, y colegas. “Las dosis mayores absorbidas por órganos parecían estar moderadamente asociadas positivamente con el riesgo de muerte por cáncer sólido, incluido el cáncer de mama. Se necesitan estudios adicionales de los riesgos y ventajas de todas las opciones de tratamiento principales disponibles para los pacientes con hipertiroidismo”.

En los Estados Unidos, la prevalencia de hipertiroidismo es de 1,2% (0,5% manifiesta y 0.7% subclínica) y la mayoría de los casos se deben a la enfermedad de Graves, una enfermedad autoinmune que afecta la tiroides, una glándula endocrina ubicada en el cuello que produce dos hormonas secretada al torrente sanguíneo, tiroxina (T4) y triyodotironina (T3); la T4 se convierte en T3 en las células y tejidos. Las hormonas regulan el metabolismo. Los trastornos de la tiroides incluyen hipotiroidismo, hipertiroidismo, nódulos, cáncer, enfermedad de Graves y tiroiditis posparto.

Enlace relacionado:
Instituto Nacional del Cáncer de los EUA
Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt



Últimas Medicina Nuclear noticias