Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

Un nuevo estudio cuestiona los beneficios de proteger a los pacientes durante los exámenes de radiografía

Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 24 Apr 2019
Un estudio nuevo afirma que proteger a los pacientes durante las radiografías de diagnóstico proporciona beneficios insignificantes y aumenta los riesgos.

Un estudio escrito por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado (Aurora, CO, EUA), revisa las razones históricas de la protección del paciente, explica por qué los riesgos que actualmente conlleva la protección de los pacientes ahora superan el poco beneficio que aún existe y explica por qué es el momento de abandonar la práctica heredada de proteger a los pacientes durante los exámenes de radiología. Presentado por primera vez como un reglamento en 1976 para proteger a los pacientes de los riesgos hereditarios de la exposición a la radiación, la redacción no ha cambiado desde que se lanzó la versión inicial, a pesar de que no se han observado efectos hereditarios en los humanos desde que se introdujo el reglamento.

Imagen: Un estudio nuevo sugiere que proteger a los pacientes durante las radiografías de diagnóstico podría ser contraproducente (Fotografía cortesía de Rebecca Milman Marsh / Shutterstock).
Imagen: Un estudio nuevo sugiere que proteger a los pacientes durante las radiografías de diagnóstico podría ser contraproducente (Fotografía cortesía de Rebecca Milman Marsh / Shutterstock).

Además, como señalan los autores, las dosis de radiación durante las cuatro décadas posteriores a la publicación de la regulación han disminuido significativamente, gracias a los avances en la tecnología de imágenes. Por ejemplo, las dosis de radiación para pacientes a quienes les practican exámenes anteroposteriores de la pelvis han disminuido más del 96% en los últimos 60 años. También sugieren que a medida que más tecnologías de imagen se basan actualmente en el control automático de la exposición, los protectores del paciente podrían provocar un aumento de las dosis de radiación debido a la atenuación y una disminución de la calidad de las imágenes. El estudio fue publicado en la edición de abril de 2019 de la revista American Journal of Roentgenology.

“Es importante pensar en cuánta protección se proporciona realmente al paciente. Para la anatomía fuera del campo de visión de la imagen [FOV], la exposición a la radiación resulta casi totalmente de la dispersión interna generada dentro de un paciente”, escribieron los autores del estudio, Rebecca Milman Marsh, PhD, y Michael Silosky, MSc. “Como el blindaje de contacto no puede proteger contra la dispersión interna, la anatomía del blindaje fuera de la imagen FOV proporciona una protección insignificante para el paciente. Esto es válido para todos los exámenes, incluidos los de pacientes pediátricos y embarazadas”.

“El supuesto es que el blindaje mejora la seguridad del paciente. Esta creencia a menudo se considera un hecho, y se da muy poca consideración a su veracidad”, concluyeron los autores. “Aunque el cambio es difícil, los tecnólogos radiológicos, los físicos médicos y los radiólogos deben abandonar la práctica de proteger al paciente en radiología. Esto es especialmente importante con respecto a los problemas de riesgo de radiación, para los que la información errónea es rampante. En consecuencia, se debe considerar cómo abordar las inquietudes del paciente a medida que las instalaciones dejan de proporcionarles protección”.

Enlace relacionado:
Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado


Últimas Radiografía noticias