Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

MedImaging

Deascargar La Aplicación Móvil

Espaciador protege los órganos sanos de la exposición a la radiación

Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 21 Aug 2019
Según un estudio nuevo, un espaciador de tela no tejida bioabsorbible crea una separación entre los tejidos sanos y cancerosos durante la terapia de partículas.

Desarrollado por investigadores de la Universidad de Kobe (Japón) y Alfresa Pharma (Osaka, Japón), Neskeep está hecho de ácido poliglicólico, un polímero termoplástico, biodegradable, caracterizado por la inestabilidad hidrolítica debido a la presencia de un enlace éster en su columna vertebral. Como resultado, cuando se expone a las condiciones fisiológicas adecuadas, el separador se degrada por hidrólisis. El producto de degradación, el ácido glicólico, no es tóxico, finalmente se excreta como agua y dióxido de carbono (CO2). Una parte del ácido glicólico también se excreta por la orina. Neskeep está disponible en telas no tejidas de 5, 10 y 15 mm.

Imagen: Un espaciador de ácido poliglicólico biodegradable protege los tejidos sanos durante la RT (Fotografía cortesía de la Universidad de Kobe).
Imagen: Un espaciador de ácido poliglicólico biodegradable protege los tejidos sanos durante la RT (Fotografía cortesía de la Universidad de Kobe).

Después de estudios de seguridad en modelos animales, se realizó un ensayo en humanos con cinco pacientes con tumores malignos en la región abdominal o pélvica, para quienes la terapia de partículas es difícil debido a la proximidad de los órganos normales al cáncer, en el Centro Médico Hyogo Ion Beam (HIBMC; Tatsuno, Japón). Los resultados mostraron que el espaciador conservó suficiente distancia entre el tumor y el tejido sano durante la terapia de partículas, reduciendo con éxito la exposición a la radiación en los intestinos. No se observaron complicaciones graves, y los espaciadores se desintegraron de forma segura después. El estudio fue publicado en la edición de agosto de 2019 de la revista Journal of Surgical Oncology.

“En algunos casos, puede ser difícil aplicar la terapia de partículas cuando los tumores malignos se encuentran cerca de los órganos del tracto digestivo sensibles a la radiación (el intestino delgado y grueso)”, comentaron el profesor, Takumi Fukumoto, PhD, y el profesor Ryohei Sasaki, MD, PhD, de la Universidad de Kobe. “Los médicos actualmente usan materiales no absorbentes como globos de silicona y láminas de Gore-Tex para actuar como espaciadores en el abdomen y los intestinos, o colocan el intestino u otros órganos fuera del campo de radiación usando una malla absorbente”.

El proceso de degradación del ácido poliglicólico es erosivo, durante el que el polímero se convierte nuevamente en su ácido glicólico monomérico: primero el agua se difunde en las regiones amorfas (no cristalinas) de la matriz polimérica, escindiendo los enlaces éster; el segundo paso comienza después de que las regiones amorfas se hayan erosionado, dejando la porción cristalina del polímero susceptible al ataque hidrolítico. Tras el colapso de las regiones cristalinas, la cadena de polímero se disuelve.

Enlace relacionado:
Universidad de Kobe
Alfresa Pharma



Últimas Radiografía noticias