Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

MedImaging

Deascargar La Aplicación Móvil

Píldora de contaminación antinuclear podría ayudar a los pacientes de resonancia magnética

Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 01 Oct 2019
Un medicamento quelante diseñado para tratar el envenenamiento por radiación podría funcionar como una píldora anti-envenenamiento por gadolinio para los pacientes a quienes les hacen resonancias magnéticas (RM).

Desarrollado en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de los Estados Unidos (LBL; Berkeley, CA, EUA), el quelante, un ligando de la hidroxipiridinona (HOPO), es altamente selectivo para el plutonio y otros actínidos, pero también para los lantánidos como el gadolinio. El quelante HOPO también es más selectivo para el gadolinio que los quelantes convencionales, como el ácido dietilentriaminopentaacético (DTPA), que se une al gadolinio, pero también puede unirse y agotar el cuerpo de minerales importantes como el calcio y el zinc. Además, si se administra justo antes o justo después de una resonancia magnética, la HOPO puede evitar que se deposite hasta el 96% del gadolinio.

Imagen: La investigación sugiere que en los exámenes de resonancia magnética los quelantes HOPO podrían eliminar el gadolinio tóxico residual (Fotografía cortesía de Marilyn Chung / LBL).
Imagen: La investigación sugiere que en los exámenes de resonancia magnética los quelantes HOPO podrían eliminar el gadolinio tóxico residual (Fotografía cortesía de Marilyn Chung / LBL).

El gadolinio, un metal pesado de las tierras raras, se usa para realzar las imágenes durante la resonancia magnética. Se han observado efectos neurotóxicos en animales y después de la administración intratecal en humanos. Por sí solo, el gadolinio puede ser tóxico; por lo tanto, cuando se usa en agentes de contraste, el gadolinio se une con un agente quelante para controlar su distribución. Un número cada vez mayor de pacientes a quienes les han realizado resonancias magnéticas han informado que sienten síntomas inusuales, como dolor en las articulaciones, dolores corporales y pérdida de memoria después de unos días y, a veces, incluso horas después de una resonancia magnética. Estos síntomas podrían estar relacionados con el gadolinio, que se puede depositar en los huesos y el cerebro de los pacientes a quienes les realizaron exámenes de resonancia magnética.

“Pensamos que debíamos investigar si este quelante HOPO podía eliminar los depósitos de gadolinio de los pacientes con exámenes de resonancia magnética después de que el agente de contraste haya hecho su trabajo”, dijo Rebecca Abergel, PhD. “Nuestro trabajo actual podría ayudar a miles de pacientes que dependen de las resonancias magnéticas para comprender mejor dónde se puede ubicar un tumor y si es canceroso y se ha diseminado a otros órganos, pero están preocupados por los posibles efectos secundarios causados por la retención de gadolinio dentro del cuerpo”.

Los actínidos, como el uranio, el plutonio o el americio, son metales radiactivos sin función biológica natural. Sin embargo, la mayoría de los organismos retienen fuertemente estos elementos y pueden ser extremadamente tóxicos debido a sus propiedades radiactivas y químicas. En el caso de una liberación accidental o intencional de material nuclear al medio ambiente, estos radionucleidos presentan un grave riesgo para la salud como contaminantes. La única forma práctica de reducir las dramáticas consecuencias para la salud de la contaminación interna por los actínidos es el tratamiento con agentes quelantes que forman complejos excretables.

Enlace relacionado:
Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de los Estados Unidos


Últimas Radiografía noticias