Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

Un monitor de ultrasonido suministra datos del flujo sanguíneo según necesidad

Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 03 Apr 2019
Un sistema nuevo combina imágenes de ultrasonido en 3D con algoritmos avanzados para automatizar la monitorización visual y cuantitativa del flujo sanguíneo después de la cirugía.

El dispositivo EchoSure de Sonavex (Baltimore, MD, EUA) es un sistema de ultrasonido portátil diseñado para usuarios no expertos, con el fin de detectar rápidamente la formación de coágulos postoperatorios, identificando automáticamente la pérdida de flujo a través de los vasos sanguíneos. Por ejemplo, en el caso de la cirugía reconstructiva, podría detectar una reducción en el flujo de sangre a los tejidos antes de que aparezcan los síntomas. Echosure fue diseñado para funcionar con el implante EchoMark, que sirve como un marcador para los sitios de tejidos blandos durante la cirugía. Como resultado de sus propiedades de reflexión ultrasónica, los médicos pueden visualizar con precisión el área durante las evaluaciones de seguimiento.

Imagen: El sistema de ultrasonido portátil, EchoSure, detecta los coágulos sanguíneos (Fotografía cortesía de Sonavex).
Imagen: El sistema de ultrasonido portátil, EchoSure, detecta los coágulos sanguíneos (Fotografía cortesía de Sonavex).

EchoSure usa algoritmos de aprendizaje profundo para derivar de dónde proviene el haz de ultrasonido, y luego puede calcular la tasa de flujo volumétrico a través de los vasos de interés para que pueda cuantificar la tasa de flujo sanguíneo a lo largo del tiempo. Además del dispositivo en sí, también hay una aplicación móvil para que los cirujanos puedan monitorizar a sus pacientes de forma remota. Esto permite un seguimiento más frecuente y más posibilidades de intervención, ya que los cirujanos y las enfermeras ya no necesitan un ecografista capacitado para leer el ultrasonido y comprender los datos del flujo sanguíneo.

“Durante décadas, la comunidad quirúrgica ha buscado una manera simple, rápida y no invasiva para cuantificar con precisión el flujo sanguíneo después de las cirugías microvasculares y vasculares”, dijo el cirujano microvascular, Devin O’Brien Coon, MD, director médico y presidente de Sonavex. “Poner la tecnología de ultrasonido en manos de enfermeras de cabecera puede permitir, por primera vez, la detección del compromiso vascular antes que la observación clínica sola, lo que brinda oportunidades para una intervención más rápida y mejores resultados para los pacientes”.

“El objetivo clave es poder detectar los problemas asociados con las cirugías microvasculares y vasculares con alto riesgo de complicaciones postoperatorias. Una complicación de la cirugía microvascular es la necrosis como resultado de la reducción del flujo sanguíneo y el oxígeno”, concluyó David Narrow, director ejecutivo de Sonavex. “El estándar de oro para la cirugía reconstructiva es hacer un examen clínico del tejido reconstructivo para evaluar si comienza a ponerse más frío o más azul, o si parece estar en sus primeras etapas de necrosis. Básicamente, es necesario esperar que el tejido esté casi muerto para saber si hay un problema”.

El ultrasonido Doppler puede detectar células o estructuras en movimiento y medir su dirección y velocidad de movimiento en función del efecto Doppler, que evalúa el movimiento al medir los cambios en la frecuencia de los ecos reflejados. En muchos casos, la ecografía Doppler ha reemplazado a la angiografía por rayos X, dado que permite ver en tiempo real el flujo sanguíneo que no se puede observar por otros métodos.

Enlace relacionado:
Sonavex


Últimas Ultrasonido noticias



SonoScape Co., Ltd.