Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.

Un sistema de ultrasonido en 3D guía la braquiterapia ginecológica

Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 02 May 2019
Un estudio nuevo describe cómo una imagen de ultrasonido tridimensional (3D) reconstruida puede ayudar a la colocación de los implantes durante los procedimientos de braquiterapia ginecológica intersticial.

Desarrollado por investigadores en el Instituto de Investigación Robarts (RRI; Londres, Canadá), la Universidad Western (London, Canadá) y otras instituciones, el sistema se basa en una combinación de tres geometrías de escaneo - ultrasonido transrectal en 3D (TRUS), ultrasonido transvaginal de fuego lateral de 360° en 3D (TVUS) y ultrasonido transrectal en 3D de fuego final. Las imágenes se generan girando un transductor de ultrasonido de endocavidad estándar a 170 grados durante una rotación de 12 a 20 segundos, proporcionando una imagen en 3D reconstruida inmediatamente después de la toma de la imagen.

Imagen: Una imagen de ultrasonido en 3D generada a partir de marcos en 2D (Fotografía cortesía de Aaron Fenster/ SPIE).
Imagen: Una imagen de ultrasonido en 3D generada a partir de marcos en 2D (Fotografía cortesía de Aaron Fenster/ SPIE).

Durante los estudios de factibilidad de la colocación de la aguja, se encontraron diferencias medias en las posiciones de la aguja de 3,82 mm y 2,36 mm para TRUS y TVUS de fuego lateral, respectivamente, en comparación con las imágenes de TC clínicas. Un estudio fantasma de prueba de concepto del sistema en el modo TVUS de fuego final demostró una diferencia de posición media de solo 1,91 mm. Además, se probó una herramienta automática de segmentación de la aguja en una imagen de paciente 360° 3D TVUS, obteniendo una diferencia angular media de 0,44° y una diferencia posicional media de 0,78 mm, en comparación con las agujas segmentadas manualmente. El estudio se presentó en el congreso de imágenes médicas SPIE, celebrado en febrero de 2019 en San Diego (California, EUA).

“El acceso a los sistemas de imágenes de alta calidad como la tomografía computarizada y la resonancia magnética para diagnosticar y tratar enfermedades es difícil en algunos lugares del mundo. Por esa razón, nos hemos centrado en el ultrasonido, que está ampliamente disponible en todo el mundo y se puede usar para una variedad de aplicaciones”, dijo el autor principal, el profesor, Aaron Fenster, PhD, del RRI. “Esta tecnología tiene potencial para cambiar la manera de ejercer. El objetivo a corto plazo es reducir las tasas de complicaciones: asegurarse de que las agujas no entren en la vejiga o en el recto, lo que crearía complicaciones. Además, si las agujas se colocan correctamente, proporcionarán una mejoría en el patrón de distribución de dosis al tumor y al tejido circundante”.

La braquiterapia es un régimen de radioterapia en el que una fuente radiactiva se coloca directamente en o cerca de un órgano o tejido. Durante la braquiterapia intersticial de tumores malignos ginecológicos de alta tasa de dosis (HDR), es necesaria la colocación precisa de agujas múltiples para proporcionar una dosis óptima al tumor y evitar la sobreexposición de órganos sanos cercanos, como la vejiga y el recto. Actualmente, las agujas de braquiterapia se colocan según las imágenes preoperatorias y el examen clínico, pero no existe un protocolo estándar para la guía de imágenes intraoperatorias.

Enlace relacionado:
Instituto de Investigación Robarts
Universidad Western



Últimas Ultrasonido noticias