Usan datos en 3D para visualizar sistema de conducción cardíaco

Por el equipo editorial de Medimaging en español
Actualizado el 11 Sep 2017
Los investigadores han descubierto nuevos detalles sobre la forma como funciona el sistema conductor del corazón humano, información que podría ayudar a los cirujanos cardíacos a reparar los corazones sin dañar el tejido sano.
 

Imagen: Un corazón plástico impreso en 3D destaca el sistema de conducción del corazón humano (Fotografía cortesía de la Universidad de Manchester).
Imagen: Un corazón plástico impreso en 3D destaca el sistema de conducción del corazón humano (Fotografía cortesía de la Universidad de Manchester).
Los resultados de este estudio pionero proporcionan modelos computarizados mejores y más exactos del sistema conductor del corazón humano, y los orígenes del latido del corazón, y podrían ayudar a mejorar la comprensión de los médicos de la fibrilación auricular y de otros problemas cardíacos comunes.
 
Los científicos de la Universidad John Moores de Liverpool (LJMU, Liverpool, Reino Unido), la Universidad de Manchester (Manchester, Reino Unido), la Universidad de Aarhus (Aarhus, Dinamarca) y la Universidad de Newcastle (Newcastle, Reino Unido), publicaron los hallazgos de la investigación en línea en la edición del 3 de agosto de 2017 de la revista Nature, Scientific Reports.
 
Los científicos empaparon muestras post-mortem del tejido del corazón en una solución de yodo para realzar la visualización del tejido del corazón en las imágenes de rayos X. A continuación, utilizaron los escáneres de rayos X para hacer imágenes en 3D, algunas eran tan detalladas que mostraban los límites entre las células del corazón individuales, y el diseño celular en el tejido.
 
El profesor Jonathan Jarvis, de la Facultad de Ciencias del Deporte y Ejercicio de la LJMU, dijo: “Los datos en 3D hacen que sea mucho más fácil entender las relaciones complejas entre el sistema de conducción cardíaca y el resto del corazón. También usamos los datos para hacer modelos impresos en 3D que son realmente útiles en nuestras discusiones con los cardiólogos y otros investigadores, y pacientes con problemas del corazón. Las nuevas estrategias para reparar o reemplazar la válvula aórtica, por lo tanto, deben asegurarse de que no dañan o comprimen este tejido precioso. En trabajos futuros, seremos capaces de saber por dónde pasa el sistema de conducción cardíaca en los corazones que no se han formado correctamente. Esto ayudará a los cirujanos que reparan esos corazones a diseñar las operaciones que tienen el menor riesgo de dañar el sistema de conducción cardíaca”.
 

Últimas Radiografía noticias



SonoScape